martes, 22 de noviembre de 2016

ADRIANA COMÁN (Santiago del Estero)



LA MANIPULACION
Un musculo perfecto desea latir, nadie sabe la razón exacta, quizás lo abstracto, lo ininteligible ha tocado a aquel en su minúscula sensibilidad…
Al mar no le conviene que  reaccione y comience a funcionar pues ya no tendrá marionetas para manipular.


LA TARDE
 Aquella tarde monótona, en consonancia con su existencia intrascendente, ella detuvo su mirada en la pared vio una grieta que la transporto a la duda y el dolor. En ese instante todo cobro sentido y el cosmos interior de su ser se reordeno.


LA BESTIA
La bestia mira, se altera, se levanta, su cerebro comienza a excitarse y este ordena a los músculos a reaccionar…
La antropofagia es legal, una diversión perversa del lugar. ¡Péndulo irritante!
El joven camina erguido, firme, admira sus manos y se lanza. El tiempo lo demanda al igual que una mirada femenina, quien conoce la entrada y , claro, la salida.
El encuentro inevitable ha sucedido: ojos seductores, tiempo, hombre y bestia se han fusionado en este instante mágico; los roles se han alterado en una ráfaga inextinguible y surge del interior del gentío una voz tenue y confusa que interroga:  «¿Cuál es la bestia?»


TODO IGUAL…                 
Marcelo realizó su tarea a la perfección esa tarde de febrero, salió de su trabajo, caminó por el centro de la ciudad, observó la plaza, todo igual; fue al café, todo igual, miró el rostro de las gentes, todo igual.       
En el café, Doña Teresa mandó a uno de sus mozos a lustrar la mesa de la adinerada Noelia, oportunidad en la que él nunca vio nada igual: las piernas de esa mujer lo conducían directamente a las lápidas de los cementerios que oficiaban de mesa del café, los mármoles ubicados al reverso lo ocultaban. La belleza y la muerte contrastaban. Marcelo quiso  gritar, sin embargo atinó a balbucear algunos fonemas indescifrables, el cielo se tornó de un gris perfecto y su mente lo imitó. Ocasión en que  el mozo se acercó a Marcelo, Doña Teresa tragó saliva… Marcelo se incorporó y fríamente pronunció: «¡Todo igual!».  
     

BURBUJA DE SUEÑOS                  
Callada, solitaria, Micaela continúa con sus labores hogareñas. Su familia  es un logro personal, la vida le sonríe, sus hijas significan su orgullo. Todo, fruto de haberse “casado bien”, con quien debía, tal como su mamá, su formación y la sociedad lo indicaba.       Su burbuja, es imposible de penetrar, Micaela no teme, cree caminar firme, solo que sus pasos y su latir disminuyen; el espejo lo confirma, el tiempo, amante incuestionable de la corrosión y  la acrimonia,  ha efectuado su camino por las arterias de su vida. Ella, ave blanca y sumisa, se detiene… el espejo frunce el ceño para estallar ante la burbuja, fino cristal, cárcel de los sueños enquistados. 

Adriana Comán Nació en Santiago del Estero, Capital el 6 de agosto de 1981. Es Profesora de Lengua y Literatura. Obtuvo el 1 º Premio “Ignacio Laplana” en Poesía en todo el NOA con la obra Semillita Desprotegida durante  el año 2011. En el Año 2015 fue publicada por la Editorial Dunken con el poema Onírico. Es Autora/Editora Independiente de Libros Artesanales: Equilibristas. lleva publicado dos poemarios por la editorial independiente: Etéreos Instantes y La Tinta que se derrama.
Administra los siguientes blogs : http://burbujasdelanguarte.blogspot.com.ar/ http://cuentoshiperbrevessgodeletero.blogspot.com.ar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada