miércoles, 27 de octubre de 2010

LA LLUVIA - Alicia Fernández de Polido







Extrañada observó sus manos entrelazadas sobre el regazo. Pequeñas gotas salpicaban lunares transparentes en la pálida piel.
Por un instante sacó su mirada afuera y la dirigió al cielo. Lo vio diáfano y azul.
Entonces comprendió que las nubes habían encontrado refugio en sus pupilas una vez más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada