viernes, 8 de octubre de 2010

VERANO - LUÍS MARÍA ROJAS



La monotonía de las casas de barrio parecía acentuar más el calor de la siesta, pero ya no quedaba nadie para soportarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada