jueves, 24 de noviembre de 2011

LA CONDENA (Adrián Giménez Prado)







Escuché la sentencia del jurado. No pestañeé, creo que ni siquiera hice una mueca. Recorrí con mi imaginación el sueño soñado anoche. Volví sobre mis pasos, atravesando el pasillo a mi celda.
Me condenaban nuevamente y, como en mis sueños, por cada condena una vida distinta me esperaba en castigo. La condena sólo era un pretexto de los dioses para hacerme inmortal.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada